El final de una trilogía: Mariam aterriza en Roma


MARIAM

Según informa el diario ABC, Mariam Yehya Ibrahim aterrizó en el aeropuerto de Roma:

Llega el fin del calvario de la doctora Mariam Yehya Ibrahim, quien fuera condenada a muerte en Sudán por convertirse al cristianismo. Esta mañana, la joven llegaba a Roma acompañada por miembros de su familia y por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores italiano, Lapo Pistelli, que ha sido el encargado de coordinar su salida del país africano.

Me alegro por ella y por su familia, y me imagino que no volverá a pisar esa tierra nunca. Feliz vida en Estados Unidos.

Liberan a Mariam Ibrahim Ishaq


45ADespués de cuatro meses de permanecer en prisión (y más de 1.250.000 firmas recabadas por Amnistía Internacional y la presión diplomática de paises como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Holanda) el tribunal de apelación de Jartum a aceptado el recurso presentado por su defensa y ha ordenado su liberación.

Mariam Ibrahim  había sido condenada a morir en la horca por “apostata” y condenada a 100 latigazos por “adultera”

El padre de Miriam era musulmán y la madre cristiana. El padre desapareció de la vida de Miriam cuando era pequeña y su madre la educó en la religión cristiana. Según la ley islámica los hijos de un musulmán varón son considerados musulmanes al nacer, por lo que se le acusaba de apostosía y condenaba a muerte.

Miriam se casó en el 2011 con un cristiano, y como la susodicha ley islámica prohibe que una musulmana se case con un no musulman, el juez (si se le puede llamar eso) consideró el matrimonio nulo y la condenó por adultera a cien latigazos.

Según el abogado de la joven el tribunal de apelación consideró que Miriam siempre fue cristiana y por lo tanto no cometió ningumo de los dos crímenes

El letrado destacó que la puesta en libertad de la doctora sudanesa Mariam Ibrahim Ishaq, de 27 años, “significa que el tribunal reconoce que ella no se convirtió al cristianismo, sino que siempre fue cristiana, y que su matrimonio es legal”.

Esto es una muestra más del infierno en el que se vive en los países donde se aplica la Sharía y parece mentira que en pleno siglo XXI la libertad de conciencia y el adulterio se sigan considerando crímenes.

Podéis leer la noticia en República.com

Aquí la alerta lanzada por Amnistía Internacional

En el nombre de un pueblo (Antonio Muñoz Molina)


Otro sensacional post de Antonio Muñoz Molina

Os dejo un pequeño aperitivo

“¿Cómo se mide a un pueblo? ¿Cómo se sabe que lo es? ¿Cómo se hace su censo? ¿Quién puede contarse y quién no como parte de él? ¿Pertenecen a un pueblo los que se declaran como miembros de él o los que llevan ciertos apellidos o han nacido en un sitio y no en otro? ¿Soy parte de un pueblo porque lo digo yo o porque lo ha decidido quien habla en nombre del pueblo? ¿Cómo se sabe que el que habla en nombre de un pueblo expresa su voluntad colectiva? …”

Yo si me tuviera que catalogar de algún pueblo me señalaría como “un hispano americano europeo radicado en Madrid”

 

Paro: Jóvenes y Veteranos (Joaquín Leguina)


Joaquín Leguina, que por cierto ha publicado un nuevo libro -Historia de un despropósito -, hace un par de semanas publicó un post titulado Paro: Jovenes y Veteranos  en el que analiza los datos de la EPA del último trimestre del 2013 y llega a una conclusión posiblemente políticamente incorrecta:

La realidad es que no son los jóvenes sino los veteranos (46-65 años) quienes peor lo están pasando. Veámoslo a la luz de los datos de la última EPA:

 

En el último trimestre de 2013 había en España en torno a 12 millones de españoles en  edades maduras (45-65 años). De ellos, 6,2 millones estaban ocupados y 1.675.000 estaban en paro. Parados que al inicio de la crisis (4º trimestre de 2007) eran tan sólo 372.800, es decir, que el número de los desempleados de esas edades se ha multiplicado por 4,5.

 

Por otra parte, el 75% de esos desocupados “maduros” (el 32% de ellos llevaba en paro más de tres años) tenía menos de 55 años y casi el 70% no tenía estudios o sólo había cursado la educación obligatoria.

 

En octubre del 2009, yo tuve la desgracia de perder mi puesto  de trabajo con 49 años, me costó más de dos años encontrar un nuevo puesto de trabajo, eso sí con una fuerte reducción salarial. Y no soy uno de ese 70% solo con educación obligatoria. Soy ADE con un master en Dirección financiera y hablo tres idiomas.

El paronama para aquellos que pierden su puesto de trabajo en la edad madura (46-65 años) es desolador. No hay ningún tipo de incentivo a las empresas para contratar a trabajadores que están en esta franja de edad y las empresas por su parte prefieren contratar gente joven, los cuales pueden ser formados y preparados para una “carrera larga” dentro de la empresa.

Recuerdo que en una de las ofertas de trabajo (entre muchas) a las que opté, tanto mi experiencia profesional como mi preparación académica encajaban perfectamente en el perfil del puesto de trabajo que se estaba ofertando. Pase las dos primeras fases del proceso de selección y en la tercera (la primera con un representante de la empresa) me dijeron que posiblemente era el mejor de los candidatos, pero que sin embargo “era demasiado viejo, que buscaban a alguien más joven”.

 

Sólo me queda darle gracias al alma caritativa que tuvo a bien contratarme hace año y medio