Albert Rivera


Trece años ha estado Albert Rivera en la primera línea de la política española enfrentándose a los separatistas en Cataluña y luchando contra la corrupción a nivel nacional. Por ambas cosas, desde mi rincón le doy las gracias.

No termino de entender bien lo que ha pasado con Ciudadanos. Con el mismo programa electoral, con las mismas listas electorales, con los mismos dirigentes ha pasado en seis meses de tener 57 diputados a 10.

Yo voté en las elecciones de abril a Ciudadanos pensando en que si el PSOE ganaba las elecciones pero no obtenía la mayoría absoluta, Pedro Sánchez pudiera mirar a su derecha para formar un gobierno de centro izquierda moderado. Y así fue. El PSOE obtuvo 123 escaños y C´s 57. Entre ambos podrían haber formado un gobierno de centro izquierda con un apoyo parlamentario de 180 diputados, un gobierno con mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado.

Pero nos encontramos con un Pedro Sánchez ególatra, prepotente, mentiroso y narcisista cuya única oferta a C´s fue que se abstuvieran para que el pudiera gobernar en solitario (¡Con 123 diputados!).

Por otro lado nos encontramos con un Rivera que pensó que podría sustituir al PP (de hecho había un empate técnico entre ambas formaciones, 57 diputados contra 66 con una diferencia de 200.000 votos a nivel nacional).

Rivera que era la bisagra perfecta quiso convertirse en puerta. Ser el califa en lugar del califa. Y para ello necesitaba estar en la oposición y liderarla desde el Congreso de los Diputados.

Y ese fue el grave error de Rivera. Jugó a convertirse en el partido de centro derecha en España y perdió. Volví a votar a C´s en noviembre con el sueño de que se repitiera los resultados electorales de abril. Mi sueño acabó en pesadilla y C´s pasó de 57 diputados a 10. Batacazo electoral solo comparable al de la UCD en 1982 que pasó de 168 diputados a 11.

De todas formas, muchas gracias Albert Rivera por estos 13 de dedicación a la vida pública española y por tener el coraje de dimitir sin excusas ni falsedades.

G R A C I A S

 

 

¿Que se siente al ser vieja?


¿Qué se siente al ser vieja?
El otro día, una persona joven me preguntó: -¿Qué sentía al ser vieja?-
Me sorprendió mucho la pregunta, ya que no me consideraba vieja. Cuando vio mi reacción, inmediatamente se apenó, pero le expliqué que era una pregunta interesante. Y después de reflexionar, concluí que hacerse viejo es un regalo.
A veces me sorprendo de la persona que vive en mi espejo. Pero no me preocupo por esas cosa mucho tiempo. Yo no cambiaría todo lo que tengo por unas canas menos y un estomago plano. No me regaño por no hacer la cama, o por comer algunas “cositas” de más. Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada, ser extravagante y pasar horas contemplando mis flores.
He visto algunos queridos amigos irse de este mundo, antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo.
-¿A quién le interesa si elijo leer o jugar en la computadora hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quien sabe qué hora?-
Bailaré conmigo al ritmo de los 50’s y 60’s. Y si después deseo llorar por algún amor perdido…¡Lo haré!
Caminaré por la playa con un traje de baño que se estira sobre el cuerpo regordete y haré un clavado en las olas dejándome ir, a pesar de las miradas de compasión de las que usan bikini. Ellas también se harán viejas, si tienen suerte…
Es verdad que a través de los años mi corazón ha sufrido por la pérdida de un ser querido, por el dolor de un niño, o por ver morir una mascota. Pero es el sufrimiento lo que nos da fuerza y nos hace crecer. Un corazón que no se ha roto, es estéril y nunca sabrá de la felicidad de ser imperfecto. Me siento orgullosa por haber vivido lo suficiente como para que mis cabellos se vuelvan grises y por conservar la sonrisa de mi juventud, antes de que aparezcan los surcos profundos en mi cara.
Ahora bien, para responder la pregunta con sinceridad, puedo decir: -¡Me gusta ser vieja, porque la vejez me hace más sabia, más libre!-.
Se que no voy a vivir para siempre, pero mientras esté aquí, voy a vivir según mis propias leyes, las de mi corazón. No pienso lamentarme por lo que no fue, ni preocuparme por lo que será. El tiempo que quede, simplemente amaré la vida como lo hice hasta hoy, el resto se lo dejo a Dios.
Anónimo

Anónimo

10 años despues del Tsunami


Hoy hace 10 años que un terremoto de intensidad 9.1 provocó un tsunami que afectó a todo el sur asiatico y a la costa este de Africa.

Se calcula que las victimas mortales superaron las 250 mil personas aunque nunca sabremos la cifra exacta.

Todavía hoy quedan cadáveres por identificar, de hecho, hace unos días la policía thailandesa expuso una serie de objetos personales para conseguir identificar algunos de los cientos de cadaveres a los que todavía no ha sido posible ponerles nombre.

Recuerdo que algunos culparon al entonces presidente de Estados Unidos de la castástrofe y quisieron de alguna manera vincular el terremoto al cambio climático.

Solo nos queda rogar a Dios para que catastrofes naturales como esta no se repitan.