España y su podredumbre


¿Qué está ocurriendo en España? ¿Por qué la corrupción campea por sus respetos a lo largo y ancho del territorio nacional independientemente de regiones y partidos políticos?

¿Qué es lo que nos diferencia del resto de Europa para hacernos más corruptos?

Por un lado, tenemos un modelo de estado descentralizado donde decisiones económicas de envergadura son tomadas por una inmensidad de personas (por ejemplo los responsables de urbanismo de todos y cada uno de los pueblos de España) lo que dificulta enormemente su control y fiscalización.

Por otro lado, tenemos unos medios de comunicación totalmente posicionados políticamente (apoyando a un partido o a otro) por lo que el español lee en los periódicos lo que quiere leer, oye en la radio lo que quiere oir, y ve en la televisión lo que quiere ver. Teniendo de esta forma una visión sesgada de la realidad y perdiendo cualquier capacidad de crítica, viviendo en una España mediática que nada tiene que ver con la España real.

Tenemos un poder judical que no es independiente, de tal forma que el poder del estado que debía controlar es elegido por el controlado. Elijamos a nuestros jueces y fiscales como hacen en otros paises.

No vivimos en una auténtica democrácia. Nuestro sistema electoral de listas cerradas y ley de H´unt, por un lado impide la aparición de pequeñas formaciones independientes y por otro (esto es lo más grave) da un poder desmesurado a los dirigentes de los partidos políticos. Un crítico a la dirección de su partido está abocado al ostracismo y a la desaparición. Esto ha provocado la aparición del político profesional dispuesto a hacer lo que diga el jefe con tal de no perder la “chamba”. Obviando dignísimas excepciones, la mayoría de nuestros diputados se podrían definir como “arribistas/lameculos” que han llegado a la política para servirse de ella.

Yo quiero una democracia como la americana, donde cada distrito electoral tiene su candidato, al que voto y me representa, y al que podré reclamar si no defiende mis intereses o castigar en las próximas elecciones no votándole. Un candidato que trabaje por sus representados y no un borrego al que le tienen que decir que botón tiene que apretar en todas y cada una de las votaciones en las que participa.

Nuestro sistema partitocrático es un sistema corrupto en si mismo y el principal responsable de la corrupción.

Lo peor de todo, es la sensacion de la gente de que todos son igual de corruptos (y lo son) y por lo tanto los casos de corrupción no pasan factura a los corruptos, porque seguimos votando igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s