Los demócratas y la cadena perpetua


Edurne Uriarte (Columnista habitual del ABC), publica hoy un artículo con el mismo título de este Post.

Se queja y con razón que desde ciertos ámbitos de la izquierda progre se nos acuse a los que estamos a favor de la cadena perpetua de anti-democráticos

Lo que no es conmovedor, ni mucho menos respetable, es la pretensión de algunos de tratar de situarnos a los partidarios de la cadena perpetua en oposición a los principios democráticos. Como lo sugiere la presidenta de la Unión Progresista de Fiscales, Gabriela Bravo, cuando afirma que la cadena perpetua no es compatible con los principios que impulsan el Estado de Derecho y democrático.

Edurne le recuerda que la cadena perpetua está vigente en países con mucha mas experiencia democrática que nosotros.

 Comprobará que la cadena perpetua es perfectamente compatible con los principios del Estado de Derecho y democrático en países como Francia, Alemania o Gran Bretaña

Y nos recuerda el caso de Rosemary West (que a mí ya se me había olvidado)

También comprobará que nadie en Gran Bretaña cuestionó, por ejemplo, a Tony Blair o a su ministro de Interior, Jack Straw, cuando este último decidió en 1997 que Rosemary West se pudriera en la cárcel en contra de la decisión de un juez de permitir su salida tras 25 años para que se reinsertara y encontrara el bien.

Y es que quienes se escandalizan ante la defensa de la cadena perpetua creen que Rosemary West debe tener derecho a reinsertarse. Fue condenada, junto a su marido, suicidado en prisión, por diez crímenes. Los que se pudieron probar. Durante años, secuestraron, torturaron, violaron y asesinaron a jovencitas, incluidas dos de sus propias hijas, y después las enterraron en el jardín. Bajo el liderazgo de Rosemary
Leed el artículo completo, es buenísimo

Libertad de expresión en Pekin 2008


Eran de de esperar los intentos del gobierno chino para controlar a los periodistas internacionales y limitar y controlar su trabajo ( un ejemplo, otro ejemplo)

Que el COI y los Comités olímpicos nacionales pidan a sus atletas que no hablen de política durante los juegos, es entendible ya que las olimpiadas tienen mas que ver con un negocio multimillonario que con el deporte olímpico propiamente dicho

Lo que es inaceptable, es que nuestra Vice-presidenta del gobierno María Teresa Fernandez de la Vega apoye semejante vulneración de la Libertad de Expresión, en aras del respeto a las “normas de familia” (sic).

“Es evidente que la familia olímpica tiene sus propias normas que hay que respetar”, ha señalado la vicepresidenta antes de recordar que el artículo 50.3 de la Carta Olímpica no permite manifestaciones de orden político, religioso o propagandístico en ningún emplazamiento olímpico.

Para la vicepresidenta, es lógico que se respeten las normas que se ha dado a sí misma la familia olímpica más allá de que cada deportista tenga su manera de pensar. “Pero una cosa es su manera de pensar y otra que no se respeten las normas fijadas en esta materia”, ha precisado.

A mí me gustaría recordarle a Fernández de la Vega, que las leyes y normas internacionales tienen prelación, y que la Carta de Derechos Humanos de la ONU (donde está recogido el Derecho a la Libertad de Expresión), está muy por encima de la Carta Olímpica.

Nueva pésima noticia económica correspondiente al primer semestre


Hoy El Mundo publica datos del INE sobre la producción industrial en el mes de Junio. El titular de la noticia es La producción industrial baja un 9,5%, la mayor caída desde abril de 1993

A que no adivináis quien era el Ministro de Economía y Hacienda de la época?

 

ACTUALIZACIÓN 7-VIII-2008

El diario ABC editorializa hoy sobre el tema: Si la Industria era el relevo…

 Este derrumbe se produce después de que, en marzo, el Índice de Producción Industrial ya sufriera la mayor contracción de su historia -un 13,8 por ciento-, coincidiendo casualmente con el mensaje triunfalista del jefe del Ejecutivo. De nuevo, el optimismo antropológico del Gobierno se estrella con la realidad: paro, inflación, crecimiento, Euribor, caída del sector industrial… No hay una sola variable macroeconómica que haya cumplido el objetivo fijado por el Ejecutivo.

Y Solbes sigue en el gobierno